El Abierto de Australia. Cara y ceca