Cardetti: "El campeonato lo perdimos nosotros"

Por Hernán Finessi De la Redacción de LA NACION
(0)
29 de diciembre de 2001  

Noche de jueves. Mariana, fanática de Central, le dice a su marido que no le va a cocinar porque le hizo tres tantos a su equipo favorito en la victoria de River por 6 a 1. Martín Cardetti -el hombre cuestionado - se ríe y enciende el fuego para comer junto con su familia. "Eso no es nada, mañana me voy a Rosario y me van a matar . Es la primera vez que le marco goles a Central, y como soy hincha del club, fue raro. Espero que la gente lo entienda. Necesitábamos ganar y soy un profesional. El único contento es mi suegro, fanático de Newell´s", se excusa el delantero millonario .

Pero hay otros temas que tocan al Chapulín. La pérdida del torneo a manos de Racing; es el goleador del campeonato, con 17 conquistas; por segunda vez consecutiva es el máximo anotador de su equipo; superó a Enzo Francescoli -27 a 25- como el artillero del ciclo Ramón Díaz y es uno de los cuatro jugadores que más tantos convirtió en el mundo este año. Casi nada.

-¿Qué sensación te dejó no haber logrado el título?

-La misma de los últimos dos campeonatos: bronca y tristeza. No le saco méritos a Racing, y tampoco a San Lorenzo, que nos ganó el Clausura. Si lo ganaron, por algo es. Perdimos puntos tontos, nos enchufamos tarde. Cuando nos dimos cuenta de que teníamos que cambiar sí o sí, nos pusimos serios y el equipo funcionó muy bien. Por eso pienso que el campeonato lo perdimos nosotros . Jugamos muy bien muchos partidos, otros no. Racing jugó todo el año igual. Por eso, porque fue más regular, puede ser un justo campeón.

-Igual, el respaldo de los hinchas fue importante.

-Lo que hizo la gente de River fue emocionante, nunca lo vi. No le pudimos dar el título y nos demostraron un afecto increíble. Desde el vestuario se escuchaba todo y salimos a saludar.

-¿Qué te produce haber superado a Francescoli?

-Significa mucho, porque se trata del ídolo máximo de River. No es fácil jugar en su misma posición, pero al perder el título siento que todos los goles no sirvieron de nada.

-¿Sos de llevar la cuenta?

-No, tengo un amigo, Hernán, que me dice todo; si no, te volvés loco y no podés jugar. ¿El más lindo? Para mí, mientras la pelota toque la red, son todos iguales. También dicen que soy uno de los jugadores que más goles marcaron este año en el mundo y me sorprende, se te mueve la estantería. Lo que nunca olvido es lo que pasé. Querían traer a Delgado, al Chupa López y de última llegué yo. Siempre luché por esto y me acuerdo de lo que me costaba, incluso, ir al banco de suplentes.

-Teniendo en cuenta que nunca fuiste uno de sus preferidos, ¿no es paradójico que seas el goleador del ciclo de Ramón?

-No me parece que sea así; cuando no me ponía, yo entraba y hacía goles. Incluso, en su regreso, primero no jugué, después me afiancé y me gané el puesto con goles. Por más que pase lo que pase, y que se diga lo que se diga, si un delantero hace goles es difícil que lo puedan mover.

-¿Salvaste muchas veces a Ramón?

-Sí, podría decir que sí. Lo salvé en varios partidos. Contra Racing apenas llegué, que perdíamos 2 a 0, se nos escapaba el título y ganamos 3 a 2, con dos goles míos; también otro contra Palmeiras, que estaba en el banco. Lo salvé un par de partidos.

-¿Sos el 9 de River?

-Es difícil decirlo, porque no soy Salas, Francescoli o Crespo. Será porque mis goles no estuvieron acompañados de un título.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.