Tiempo de festejo. Carlos Espínola, con los pies sobre la tierra