Cartas de lectores

Una gran verdad. Triste y absurdo. Se mueren por defender la celeste y blanca.
(0)
28 de abril de 2004  

Una gran verdad

"¿Cómo juega Boca?, me preguntó un chico de 12 años. Traté de responder con una simple y concisa respuesta. Le dije que, como lo hacen los mejores equipos de potrero, ataca con muchos jugadores y defiende con todos. Se para con cuatro defensores en el fondo, los laterales pasan al ataque, de la mitad de la cancha hacia adelante tiene mucha velocidad e intenta llegar por afuera. ¿Tan fácil?, se sorprendió. No, eso parece. Pero para esto se necesita un técnico con personalidad que sea respetado por todo el grupo, una preparación física óptima, concentración, convencimiento y ganas. Y la selección, ¿a qué juega?, agregó. Parecido, sólo que lo hace con tres defensores que no se proyectan y suma más gente en el medio. Los dos equipos buscan por afuera. La mayoría de los goles llegan con desbordes y centros al área. No hay grandes diferencias en el funcionamiento, quizá sí en la forma de recuperar la pelota. ¿Y por qué Bielsa no gana entonces?, volvió a preguntar. Sí, también gana. Como entrenador de clubes salió campeón con Newell´s, Vélez y con nuestra selección se impuso en las últimas eliminatorias sudamericanas y en el Preolímpico. Lo que pasa es que la mayoría de los argentinos no quiere a un entrenador que no haya ganado un Mundial. ¡Que injusto!, se quejó... y se fue."

Triste y absurdo

"¿Alguien puede pensar que David Nalbandian dejó de jugar seis semanas y faltar a la Davis, acusando una lesión inexistente? ¿Alguien puede pensar que Guillermo Coria abandonó en la final de Key Biscayne ante Roddick para no jugar ante Belarús...?

"Resulta mucho más bochornoso el descrédito de nuestra gente para con nuestros fantásticos tenistas que la lapidaria caída en las ultrarrápidas canchas de Minsk. Es triste y absurdo suponer que dos monstruos como David y El Mago pueden actuar de manera tan baja y maquiavélica. Quienes piensan así habrán interpretado que (Gastón) Gaudio se dejó ganar en las semifinales de Málaga o que (Mariano) Zabaleta se hizo el lesionado cuando estaba superando con claridad a Carlos Moya. Y, ya que estamos, pensemos que Guillermo Cañas inventó una lesión en la mano para que no lo molestaran durante un par de series de la Davis...

"¡Por favor, dejémonos de pavadas y valoremos a nuestros grandes deportistas en épocas en las que por estas tierras escasean los seres admirables!"

Certificada

Se mueren por defender la celeste y blanca

"No entiendo a la gente que critica a (Guillermo) Coria y a (David) Nalbandian. Se lesionaron, punto. (El español Juan Carlos) Ferrero también estuvo lesionado durante la primera rueda de la Copa Davis y no creo que en su país se lo hayan reprochado. Coria y Nalbandian debe haber sufrido más que nosotros, los simpatizantes del tenis, porque son argentinos y demostraron que se mueren por defender la celeste y blanca. Tenemos ante nuestros ojos a dos grandes, que pueden llegar a ser como Vilas y Clerc. Estos chicos nos darán satisfacciones por mucho tiempo; tal vez algún día hasta sean N° 1 y N° 2 del mundo. Con esto no quiero menospreciar a Mónaco, Cañas o Calleri. Ellos también dan muchísimo al equipo argentino, pero Coria y Nalbandian están un escalón más arriba."

Para comunicarse

Máxima extensión: 20 líneas de 60 espacios

Por carta: Correo de los Deportes. Bouchard 557 (1106), Capital Por e-mail: deportes@lanacion.com.ar

Por fax: (011)4319-1613

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.