Casi como un piloto común