La interna de los árbitros. Castrilli, más leña al fuego