Champions League: en el horizonte de Messi ya no está Cristiano y asoma el vertiginoso Liverpool

Opuestos: Messi, en semifinales; el lamento de Cristiano, eliminado de su torneo preferido
Opuestos: Messi, en semifinales; el lamento de Cristiano, eliminado de su torneo preferido Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
16 de abril de 2019  • 23:59

Mientras los goles de Lionel Messi perforaron a Manchester United y clasificaron a Barcelona a las semifinales de la Champions League , los de Cristiano Ronaldo no intimidaron al juvenil y atrevido Ajax , que tras dar el golpe en el Santiago Bernabéu dio otro impacto europeo en Turin al eliminar a Juventus .

El sorteo del cuadro definitivo a partir de los cuartos de final, método que no se aplicaba desde hacía varios años, había hecho volar la imaginación, El boceto de la ruta al título podía encontrar en la final del 1° de junio en el Wanda Metropolitano de Madrid a Messi y Cristiano. La rivalidad individual que lleva más de una década podía sumar un capítulo antológico. Se volverían a ver las caras en una definición europea después de la de Roma 2009, cuando con un gol de Messi de emboquillada Barcelona venció 2-0 a Manchester United. Pasó el tiempo y ambos construyeron una carrera fabulosa, espejada y potenciada recíprocamente por la ambición de ser el N° 1. Ya treitañeros, Messi (31) sigue en la ruta a la final y Cristiano (34) dejará de estar en el último día de la competencia después de tres años consecutivos, tiempo en el que consiguió el triplete con Real Madrid.

Messi marcó el camino

A Messi le fue bien con el costumbrismo, su hábitat natural, la insistencia con este Barcelona que accede a una semifinal después de no superar los cuartos en los tres años anteriores. Cristiano innovó al dejar voluntariamente Real Madrid, se fue estando en la cumbre, buscó nuevos desafíos. Eligió a esta Juventus que tiene dos Champions (la última en 1996) y siete finales perdidas, más que cualquier otro insigne club. La Vecchia Signora lo contrató para dar ese salto, ser algo más que un eterno aspirante frustrado en el camino. El portugués lo corroboró cuando fue el héroe con el hat-trick que eliminó al Atlético de Madrid en los octavos de final: "Para esto me trajeron".

Y la verdad es que Cristiano siguió cumpliendo con esa responsabilidad, hizo más que el equipo. Un gol de palomita en Amsterdam le había dado a Juventus un 1-1 que omitía la superioridad futbolística de Ajax. En Turin, la noche parecía propicia para el múltiple campeón del calcio, sobre todo cuando a los 28 minutos del primer tiempo se puso en ventaja con un cabezazo de Cristiano. Pero Ajax volvió a demostrar por qué es la revelación del torneo. En el segundo tiempo -ya había salido Dybala, lesionado- desplegó un fútbol ofensivo incontenible para los italianos. Dio vuelta el partido con un gol del media-punta Van de Beek y otro de cabeza del central y capitán De Ligt (19 años), que está apuntado en las agendas de varios grandes clubes.

Lo fascinante de Ajax es que su fútbol alegre y ambicioso contrarresta la teoría de que a la elite del fútbol solo acceden los económicamente poderosos. Su presupuesto (92 millones de euros) es cuatro veces menor que el de Juventus (395). Ser una excepción no es fruto de la casualidad. Lo que le falta en la tesorería, Ajax lo suple con una escuela futbolística que es una referencia global. Construye y forma más de lo que compra. Ya no puede marcar una época como cuando con Johan Cruyff ganó tres Copas de Europa, pero cada tanto junta una hornada de futbolistas que despierta admiración. Contra ellos no pudo la pólvora ofensiva de Cristiano ni la arraigada cultura defensiva italiana.

Otro gran golpe de Ajax

Se detuvieron hasta la próxima temporada las estratosféricas estadísticas de Cristiano en la Champions. Sus números están por encima de los de Messi. Ambos son los máximos goleadores de la competencia: 126 el portugués y 110 el rosarino. Debajo de ellos hay un abismo, los 71 del retirado Raúl. La mayor adivinanza es cúantos años pasarán hasta que alguien los supere.

La etapa de los cuartos de final también marca una supremacía de Cristiano sobre Messi: 42 festejos contra 18. Sugestivamente, en las últimas tres temporadas que Barcelona se quedó en los umbrales de las semifinales, no hubo tantos de Leo. Tras el 1-0 en Old Trafford, de donde salió con el rostro amoratado por un topetazo de Smalling, Messi le dibujó una sonrisa enorme al Camp Nou con los dos primeros goles del 3-0. El primero, por sus características, ya lo hizo infinidad de veces, sin que los rivales encuentren antídoto: barrió el frente de ataque de derecha a izquierda y sacó el zurdazo junto al poste más abierto. Cuatro minutos más tarde, De Gea quizá tenía la mente en lo que no había podido atajar antes y le regaló el segundo a Messi al escurrírsele por debajo del cuerpo un sencillo remate de derecha.

En los primeros 20 minutos, Barcelona resolvía un partido en el que había empezado mandando Manchester con un tiro de Rashford en el travesaño y otras llegadas de peligro. Por un momento sobrevolaron los fantasmas de la increíble eliminación de hace un año contra Roma. Messi, en medio de la alegría por la victoria, hizo autocrítica: "Entramos algo frío, nerviosos. No podemos salir así en la Champions después de la experiencia en Roma. Cinco o diez minutos malos te pueden dejar afuera". También repartió elogios: "Después dimos una imagen espectacular, mostramos lo que somos".

Messi es el goleador de esta Champions, con 10; por quinta vez llega a los dígitos en el torneo. Los cuartos ya no son un callejón sin salida, Cristiano no está en el horizonte y este miércoles, de no mediar sorpresa de Porto, sacará cita con el vertiginoso Liverpool de Klopp.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.