Un fotógrafo registró cómo esta hoy la mansión abandonada de Mike Tyson