Cómo se resguarda la imagen del "mito" Schumacher después de tres años de celosa discreción

Un deportista inolvidable
Un deportista inolvidable Fuente: Archivo
La recuperación del expiloto alemán sigue siendo una incógnita; el personaje clave en esta historia es su manager, Sabine Kehm, su vocera y quien administra su imagen
(0)
25 de diciembre de 2016  • 09:59

BERLÍN (EFE).- La vida del expiloto alemán Michael Schumacher quedó envuelta en la más férrea discreción tras el grave accidente de esquí que sufrió hace tres años en los Alpes, en medio de conjeturas sobre el estado de salud del heptacampeón de Fórmula Uno.

El ídolo, que el próximo 3 de enero cumplirá 48 años, sigue muy presente en la vida pública alemana, sea a través de su cuenta en Twitter o como referencia inevitable cuando un "sucesor natural" -Sebastian Vettel, primero, o Nico Rosberg, ahora- logra un título mundial.

La cuenta en esa red social, como su equivalente en Facebook o Instagram, las administra su mánager, Sabine Kehm, quien tras el accidente de los Alpes franceses, el 29 de diciembre de 2013, fue el hilo transmisor de las informaciones autorizadas sobre su estado.

Tres años después, Kehm sigue siendo el filtro que preserva a la familia del acoso mediático, que, pese a haber cedido con el paso del tiempo, reaparece cuando en alguna parte del mundo surge una noticia sobre la supuesta mejoría o deterioro en el estado de Schumacher.

Este 17 de diciembre Kehm tuvo que insistir en que el estado de salud del expiloto fue y seguirá siendo un asunto estrictamente familiar y en que no habrá en el futuro ningún tipo de información sobre esa "situación privada".

"Somos conscientes de que, para algunos, es difícil de entender, pero actuamos así de completo acuerdo con la opinión al respecto de Michael y agradecemos su comprensión", dijo la mánager en un comunicado.

Corinna Schumacher, la esposa del expiloto desde 1995 y madre de sus dos hijos, Mick y Gina Maria, sigue asumiendo, por su parte, el papel de representar a su marido en los homenajes que se le siguen rindiendo en su país.

Ambas mujeres pueden aparecer juntas y sonrientes, asistiendo en algún circuito a los progresos de Mick, de 17 años, que el año pasado debutó en Fórmula Cuatro, decidido a seguir la senda paterna.

Pero ambas compartieron también los momentos más duros de la tragedia que supuso el accidente sufrido por Schumacher cuando esquiaba en la estación francesa de Méribel y que le provocó graves lesiones craneales.

Se han comportado como un equipo compenetrado en la tarea de preservar al entorno del expiloto y han recurrido a los tribunales para impedir la difusión de fotografías consideradas privadas.

Entre esas fotografías quedaron unas de Corinna, publicadas por la prensa del corazón, dirigiéndose al hospital de Grenoble donde el expiloto fue trasladado en helicóptero tras el accidente y donde pasó meses en coma inducido.

Las inmediaciones del centro se vieron literalmente invadidas por equipos de televisión de todo el mundo en busca de imágenes del accidentado o sus familiares, entre episodios hasta grotescos.

Exponente de esa codicia informativa fue el caso de un fotógrafo que se disfrazó de cura para tratar de infiltrarse en las dependencias del hospital reservadas a familiares y allegados.

Unos meses después, fue detenido en Zúrich un hombre sospechoso de haber robado un informe médico del hospital de Grenoble, que ofreció a varios medios de comunicación alemanes, franceses y suizos y que acabó suicidándose en su celda mientras era investigado.

Prácticamente las únicas informaciones que trascendieron al exterior y que no acabaron en un desmentido fueron las que autorizó la fuente oficial -la mánager-, además de declaraciones puntuales de la esposa del expiloto.

Schumacher despertó del coma en junio de 2014 y fue trasladado a una clínica de rehabilitación en Lausana (Suiza) y de ahí al chalet familiar de Gland, en el cantón de Vauz, acondicionado por Corina Schumacher para brindarle la atención que precisa.

Al hombre que más títulos mundiales ha ganado en la historia de la Fórmula Uno -siete frente a los cinco del argentino Juan Manuel Fangio- y que más grandes premios tiene en su palmarés -91, frente a los 53 del inglés Lewis Hamilton- se le supone al cuidado de los mejores especialistas y equipos de fisioterapeutas.

Su estado, tres años después del accidente y a semanas de cumplir los 48 años, sigue siendo un misterio celosamente guardado por ese entorno que no rehuye las cámaras cuando se trata de acompañar a Mick a un circuito o de asistir a un homenaje a Michael, pero que se cierra cuando siente vulnerada su privacidad.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.