Como siempre, el fútbol no se toma vacaciones