Opinión. Comparar no sirve de nada