Con el liderazgo de Zidane, el Real Madrid entra en una nueva era

Algunos lo miraban con recelo, pero en apenas 17 meses el DT francés impuso un estilo y ganó dos veces el certamen continental
Javier Saúl
(0)
5 de junio de 2017  

CARDIFF, Gales.- No fue sólo un título, una vuelta olímpica más. Resultó la confirmación de un modelo. El Millennium Stadium se rindió ante la evidencia: Real Madrid es el Rey de Europa y su estructura lo posiciona para imponer una nueva era. A diferencia de otras épocas, marcadas por las formas, el Real de Zinedine Zidane le apunta al fondo. Es efectivo cuando quiere, pero también puede jugar de costa a costa -el primer gol ante Juventus da fe de ello-. Fue un contraataque con la firma merengue y el toque de Barcelona. Mezcla entrega con juego, velocidad con precisión. La receta parece estar en el vestuario: Zidane manejó egos, unió a un vestuario dividido y "le puso una sonrisa" a todo el club. Tras 18 meses en el cargo, logró dos Champions League -algo inédito bajo este formato- y firmó un doblete Liga-Champions en la misma temporada. Real Madrid no lo lograba desde 1958.

"Es más compañero que entrenador, sabe decir las cosas justas, sabe escuchar y conserva el sentimiento de admiración por parte de los jugadores. Con Mourinho había división en el vestuario, en los aficionados y en el periodismo, eran los resquicios del mourinhato. Zidane cambió el humor", reveló Jorge Valdano, ex director general merengue, en los medios locales. "Este vestuario, siempre difícil de manejar, se unió detrás de sus ideas", contó Sergio Ramos, quien lo llama Zizu. Puertas adentro le destacan su perfil -no gesticula, no da grandes declaraciones, evita las polémicas- y celebran su gestión del equipo. Cómo manejó las cargas y los minutos para que el plantel llegara a esta ciudad en plenitud física y con la moral en alza.

Real Madrid no baja de las semifinales de Champions desde 2011, con una seguidilla de tres semifinales, un título, otra semifinal y dos títulos más. Por lo tanto, a un grupo ganador, le imprimió un liderazgo sin estridencias. Y los convenció.

Pocos equipos cuentan con la riqueza de este plantel bicampeón de Europa. No sólo tiene a Cristiano Ronaldo, Benzema o Bale, sino que también cuenta con una de las mejores -o la mejor- línea de volantes del mundo. Modric, Kroos y Casemiro aportan sacrificio y juego en las dosis justas. "Real Madrid y Cristiano Ronaldo reescriben los libros de récords", tituló ayer el sitio oficial de la UEFA. Pero, más allá de los nombres propios, el texto hizo foco en un conjunto con mirada asesina. El primer gol de Cristiano en el 4-1 ante Juventus rompió una marca que explica en gran parte el por qué de las últimas consagraciones: Real Madrid llegó a los 65 partidos consecutivos marcando goles. Son 41 encuentros de la Liga española, 15 de Champions League, seis de Copa del Rey, dos del Mundial de Clubes y uno de la Supercopa de Europa. Juega y anota. Convierte y festeja. Lógica pura llevada a su máxima expresión.

"Si se trabaja, es imposible que las cosas salgan mal", dijo Zidane el 4 de enero de 2016, cuando lo presentaron como DT, tras la salida de Rafa Benítez. Llegaba con una temporada y media de experiencia en la tercera división española. Su Real Madrid Castilla terminó sexto en el torneo de Segunda B en 2014/2015, pero mejoró su rendimiento en la primera mitad de 2016/2017, cuando Zizou dejó su lugar con sólo dos derrotas en 18 partidos. Fue la escuela del entrenador al que muchos siguen mirando con cierta incredulidad. "Parece que algunos lo siguen viendo como un novato inexperto al que lo acompaña la suerte", escribieron hace dos semanas en el diario El País.

Su adaptación dos categorías arriba fue al ritmo de los buenos resultados: terminó segundo en la Liga y ganó su primera Champions League como técnico. Todo en cuestión de semanas. Ayer se cumplieron un año y cinco meses de su presentación, justo el día después del bicampeonato europeo, de los récords, del 12° título para el Madrid. Todo sucede demasiado rápido en el ciclo del francés. "¿Por qué tardó tanto en darse cuenta de que su futuro pasaba por ser entrenador? ", se pregunta la prensa española. A los 44 años, sigue siendo el coleccionista de títulos que era como jugador.

"Zidane tiene contrato en vigor, seguirá seguro. Lo hubiera hecho habiendo ganado o no. Ha logrado una Liga, una Supercopa de Europa, dos Champions y un Mundial de Clubes. La planificación de nuestro entrenador ha sido perfecta", resumió el presidente Florentino Pérez, que saca pecho de una apuesta que le pagó con creces.

Mientras, ya empiezan a sonar nombres como el de David De Gea, arquero de Manchester United, aunque la buena actuación de Keylor Navas haya postergado varias reuniones. El desafío parece ser el de mejorar un plantel que no necesita demasiados retoques. El calendario ya le puso dos buenos exámenes para empezar la campaña: la Supercopa de España, ante Barcelona, y la Supercopa de Europa, frente a Manchester United. El rival de toda la vida y Mourinho. Un prólogo que no podría haber imaginado ni el mejor guionista.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.