Babington y Ruggeri, preparados. Con los equipos casi listos