El torneo Clausura. Con más viveza que juego