Grupo A | Todo un país feliz. Con un intenso jolgorio, Berlín fue la contracara de la violencia