La carrera de Esteban Tuero. Con un sabor amargo