Fútbol. Conmoción: Barisone, un adiós trágico