Consejos para tener en cuenta antes de comprar

Por Eduardo Pércaz
Por Eduardo Pércaz
(0)
29 de septiembre de 2005  

Estas consideraciones se hacen para ayudar a quien está interesado en incursionar en la náutica y no sepa por dónde empezar. Como es sabido, siempre es mejor adquirir una embarcación nueva, ya que así nos aseguramos que es una unidad que no tendrá problemas en el largo plazo y que, de presentarse, habrá una garantía que cubrirá cualquier desperfecto o defecto de fabricación. Pero cuando los presupuestos no alcanzan y lo que se busca es una nave usada, debemos tener en cuenta que en la Argentina, y especialmente en el área del Gran Buenos Aires, en su gran mayoría éstas están en buen estado. Esto se debe a que el usuario es, en general, educado y no rompe su auto ni su lancha; el combustible y los aceites usados son buenos; el servicio mecánico es excelente; el agua en que se navega no es salada (el salitre corroe) y su fondo no tiene rocas ni piedras (rompen hélices o cascos cuando se las toca); hay buena disponibilidad de repuestos originales, y se navega mucho menos en invierno por el frío, juntando menos horas de uso por año.

Como regla general es recomendable no considerar unidades anteriores a 1990. Las lanchas, como los autos, tienen marcas más prestigiosas que otras y en el momento de venderse defienden mejor su valor. También como con un auto, si usted no esta en el tema le recomendamos recurrir a un mecánico reconocido y de confianza para revisar el motor, y a alguien que conozca de embarcaciones para que revise su casco y demás partes. Si el motor tiene un problema, conviene averiguar cuánto cuesta repararlo y deberá deducirse ese valor del precio que piden.

A simple vista, el aspecto y limpieza de la nave revelará el cuidado en el uso y el mantenimiento que le hizo el propietario anterior. Si está rayada, sucia y con tapizados rotos es casi seguro que el resto estará igual. Por el contrario, una unidad cuidada exteriormente es muy probable que esté en buen estado general. Finalmente, no se alarme si encuentra un poco de agua en el fondo del casco (sentina): casi todas las embarcaciones la tienen y seguramente se debe a restos de algún lavado, agua de lluvia o pequeñas filtraciones.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.