Copa Sudamericana: Independiente logró un triunfo agónico en busca de las semifinales

Silvio Romero, autor de los dos goles de Independiente, que remontó y le ganó por 2-1 a Independiente del Valle de Ecuador.
Silvio Romero, autor de los dos goles de Independiente, que remontó y le ganó por 2-1 a Independiente del Valle de Ecuador. Fuente: FotoBAIRES
Rodolfo Chisleanschi
(0)
7 de agosto de 2019  • 08:04

Sobre la hora, después de haber quedado abajo en el marcador, sin cumplir una buena actuación y con enorme sufrimiento, Independiente logró un 2-1 clave en el choque de ida por los cuartos de final de la Copa Sudamericana ante su homónimo de Ecuador.

Había anticipado Sebastián Beccacece varios detalles acerca del interesante funcionamiento del conjunto ecuatoriano. No se equivocaba. El español Miguel Ramírez ha dotado a Independiente del Valle de una estructura "guardioliana", muy propia del fútbol hispano de la última década, y el equipo le responde en cuanto a la mecánica. Otra cosa, claro, es la categoría de los intérpretes.

Ante ese adversario que intentó taparle la salida prolija desde abajo, ocupó los carriles con dos hombres para evitar los desbordes y ubicó a Pellerano como tercer central para tapar huecos por el centro, al Rey de Copas le costó en el primer tiempo encontrar los huecos para transformar en llegadas claras su mayor dominio.

Los goles de Romero

Empezó punzante Palacios por izquierda, hasta que Landazuri le fue tomando la mano. Complicó Bustos con sus subidas por derecha y Figal con la precisión de los cambios de frente. Buscó Benítez con mucha movilidad. Pero llegadas en serio hubo pocas. Y encima, el local volvió a chocar contra el VAR.

Desde hace ya un tiempo que en Independiente existe cierta sensación de paranoia, tanto en el ámbito local como en el sudamericano. La evidenciaron una vez más Pablo Moyano y y el propio Beccacece esta misma semana después del adelanto de la fecha de esta serie. Cuenta con argumentos para sostener esa especie de manía persecutoria; no está tan claro que transmitir públicamente ese pensamiento redunde en algo positivo.

El hincha pisa el estadio con la idea de que en cualquier momento al Rojo le van a meter la mano en el bolsillo -hubo cantos contra la Conmebol incluso antes del arranque-, reacciona ante el menor fallo que no le convenza del todo y convierte el partido en un rosario de quejas que tiende a contagiar a los once que están en la cancha.

Independiente ganó en Avellaneda.
Independiente ganó en Avellaneda. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

La situación empeoró cuando a los 26 Chávez sacudió la red con un derechazo abajo y el peruano Diego Haro anuló el gol, VAR mediante, por un fuera de juego que en un tiempo se consideraba "pasivo" y ahora... ahora depende de cómo lo interpreten después de mil repeticiones y unos cuantos minutos de espera.

Con el enojo a cuestas, el Rojo perdió el orden en ataque y la complicación aumentó en la segunda mitad. La lesión de Pablo Hernández desaconectó el mediocampo local, y mientras Pablo Pérez trataba de encontrar el sitio, Benítez se encargó de poner la eliminatoria muy cuesta arriba. El 7, un especialista en tomar decisiones erróneas, quiso hacer un insólito cambio de frente en la puerta de su área. Se quedó corto, robó Sánchez y la acomodó contra el palo derecho de Campaña.

El 0-1 desarmó completamente al equipo de Beccacece. Sin fútbol, sin capacidad de asociación en el medio y sin encontrar la manera de acercarse al área, la noche pintaba a frustración. Pero el pésimo árbitro peruano Diego Haro vio penal en un roce entre León y Silvio Romero (y no quiso ir comprobar nada en esta ocasión), y el mismo Chino alcanzó el empate a los 74.

Llegó entonces para Independiente la hora de ir con la ceguera de los últimos minutos. Pablo Pérez descubrió un hueco para dejar solo a Palacios, que definió mal. Y en la siguiente, ya en el descuento y merced a un córner inesperado, peinó Benítez, se anticipó Romero, convertido en figura, y le dio al Rey de Copas un triunfo indispensable para volver la semana que viene a la altura de Quito con un resultado que alimenta sus esperanzas de extender su sueño de Sudamericana.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.