Cortocircuito: retomó la escena un viejo problema

Oscar, el padre de Coria, criticó a Gustavo Luza, capitán del equipo argentino. "Guillermo no jugará la Davis porque nunca lo van a convocar", señaló; el conductor del equipo nacional, muy sorprendido
(0)
20 de mayo de 2003  

Un día después del triunfo de Guillermo Coria en el Masters Series de Hamburgo estalló la controversia y volvieron a escena viejas imágenes de la Copa Davis; ahora, con la inclusión o no del flamante ganador en Hamburgo en el equipo que jugará con España, en septiembre próximo, por la semifinal, en Málaga.

El estallido del conflicto fue tan rápido como la consagración de Coria, que ya es el número 1 del país; Oscar Coria, padre de Guillermo y entrenador de tenis, criticó al capitán argentino, Gustavo Luza, y a Franco Davin, ex coach de Coria, en declaraciones al programa Cambio de Aire, en FM Aspen. Cuando en la radio se le preguntó al padre del campeón de Hamburgo si había reservado pasajes para ir a España en septiembre, respondió: "¿Qué, cambiaron el capitán? No compré los pasajes porque Guillermo no va a jugar porque no lo van a convocar. Estoy segurísimo".

Luego, cuestionó a Luza aunque sin nombrarlo: "Una persona que no hizo nada es el capitán de la Davis. Lo premiaron por haber clasificado a un jugador a la semifinal de Wimbledon (David Nalbandian, en 1999, en juniors), pero la perdió por llegar tarde ". Y reclamó que Guillermo Vilas sea designado capitán: "Con él jugarían los que deben. Ahora juegan los que son amigos del grupo. Esto es como un clan".

Más tarde, en una conversación telefónica con LA NACION, Oscar Coria agregó: "No estoy enojado con Luza. Sí estoy dolido porque Guillermo nunca tuvo la posibilidad de jugar. Si Vilas fuera el capitán, creo que Guillermo jugaría. Es una persona justa y no tendría problemas en elegir a los que están mejor en ese momento. Fíjese en los capitanes de otros países, son todos entrenadores con una vasta trayectoria".

–Pero Coria fue convocado ante Rusia (en abril último) y renunció por los problemas con las ampollas en los pies.

–Eso es relativo, a él se lo invitó como suplente. Y tomó la decisión de no ir aunque tenía muchas ganas, pero para la Davis hay que estar al ciento por ciento y en ese momento no podía. Yo sé que mi hijo dejaría cualquier cosa por jugar la Davis, pero ya van tres años que podría haber jugado y todavía no debutó.

Oscar Coria admitió: "Luza viajó con mi hijo durante algunos meses en 2000, pero la relación no terminó bien por diferencias profesionales".

Después, en una conversación telefónica con LA NACION, Luza, que escuchó por radio los dichos de Oscar Coria, expresó: "No puedo creer lo que dijo, son todas barbaridades. Yo lo llamé a Guillermo para que juegue contra Rusia (en abril último) y dijo que no podía por el problema que tenía con las ampollas en los pies. Guillermo y el Luli Mancini (coach de Coria) saben que yo lo convoqué, que tenía las mismas posibilidades de jugar que el resto porque para mí ninguno es suplente, y que siempre será tenido en cuenta".

Luza destacó: "Yo debo saber separar las cosas y tomar esto como de quien viene. En cuanto a una próxima convocatoria, esto no perjudica para nada a Guillermo. Solamente tengo en cuenta la parte técnica".

El capitán, que condujo a Coria y a Nalbandian durante la etapa de juniors, y acompañó al primero en sus comienzos como profesional en una relación que no concluyó en buenos términos, agregó: "Si yo pude superar problemas anteriores para convocarlo, es porque dejé las cuestiones personales de lado. Lo importante aquí es el equipo y confío en mi honestidad profesional; cuando me designaron como capitán hablé con Coria y le dije que cualquier decisión que tomara iba a ser técnica y lo demostré".

Lo cierto es que, cuando todavía restan cuatro meses para el compromiso con España, se produjo un cortocircuito que en nada ayuda al clima interno de un plantel que debe trabajar de cara a una de las series más importantes de la historia para nuestro país. Habrá que ver si el fuego cruzado aumenta o si se calman las aguas, pero lo mejor sería que las diferencias –personales o profesionales– no terminen por perjudicar el gran momento que vive el tenis argentino.

Coría, el gran protagonista, pasó por Austria y no jugó; ya está en camino a Roland Garros; acaso ahora llegue el momento de la reflexión; y no sólo para él; para todos.

El contrapunto con Gaudio en Hamburgo

Oscar Coria también se refirió al supuesto incidente que su hijo y Gaudio protagonizaron el sábado, tras la semifinal de Hamburgo, y que según medios alemanes habría incluido una pelea en los vestuarios. "Guillermo es muy respetuoso, él nunca se pelearía. El me dijo que no pasó nada, y yo le creo. Hay que acordarse que en Viña del Mar 2001, cuando mi hijo fue campeón, Gaudio no lo saludó en la final, y poco después, en Buenos Aires, Gaudio le ganó, hizo un bailecito y le tiró la bandera de Independiente. Admito que la única vez que Guillermo cometió un error fue cuando le ganó a Gaudio este año en Buenos Aires (por la Copa AT&T) e hizo un festejo exagerado; ahí se equivocó y se lo señalamos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.