Cousillas dio el portazo

(0)
25 de octubre de 2000  

Víctima de golpes varios, San Lorenzo hace rato que luce confundido. Tras un par de victorias seguidas, la calma amenazó con instalarse por el Bajo Flores, pero un nueva piedra se interpuso en el camino: Rubén Cousillas, ayudante de campo de Oscar Ruggeri, abandonó su cargo, por diferencias tácticas con el entrenador.

Vía telefónica, se lo comunicó al DT el lunes último y ayer, el propio Ruggeri se lo confirmó a Horacio Ameli, el capitán. "No tengo problemas con nadie, no quiero que se interprete nada en especial. En algunos puntos no coincidimos, pero el único fenómeno de todo lo que pasó es Ruggeri. Terminamos la relación profesional, no la amistosa", comentó Cousillas, que ayer no se presentó en la Ciudad Deportiva.

Se supo que las discrepancias fueron tácticas. Que Cousillas no habría estado de acuerdo con la salida de Gustavo Campagnuolo del equipo, que se mostró disconforme con los numerosas modificaciones tácticas y de apellidos y que, incluso, no le agradaban las largas concentraciones. Un cóctel de motivos que habrían motivado su salida.

"Tuvimos dos o tres charlas en buena forma. No me olvido de que Oscar (Ruggeri) se acordó de mí cuando estaba en Argentinos. No tuve inconvenientes con nadie", agregó el ex ayudante, que está ilusionado con dirigir un equipo de primera.

Ruggeri aseguró que no lo reemplazará hasta el año próximo. Y fue contundente. "Hubo unas diferencias y resolvimos de común acuerdo su salida", dijo.

En contraste con Cousillas, el preparador físico Rubén Solé quiere seguir. Pero solo. "Escuché rumores de que querían traer a alguien (sería Gabriel Macaya), pero este puesto es mío;claro que Ruggeri decide. ¿Cousillas? Es una pena. Sé que quería trabajar solo, pero no sé si había algo más..."

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.