El conflicto de la NBA. Crece la esperanza