Croacia y Rusia, 1 a 1

(0)
23 de septiembre de 2005  • 17:50

SPLIT, Croacia (AFP) - Los equipos de Croacia y Rusia cerraron la jornada de hoy igualados en 1-1 en la serie de partidos por la semifinal de la Copa Davis, con las victorias del ruso Nikolay Davudenko ante Mario Ancic, y del croata Ivan Ljubicic sobre Mikhail Youzhny.

Primer punto para Rusia. Davydenko -semifinalista este año en Roland Garros y actual número 7 del mundo- puso a su equipo en ventaja al derrotar con enormes dificultades y en un partido de tres horas y media de duración al croata Mario Ancic, actual número 24 en el escalafón mundial de la ATP.

Los croatas eligiero para el choque ante Rusia una cancha con un piso sintético sumamente rápido, pero aún así Ancic fue dominado por Davydenko en los dos primeros sets y con ello arrancó el tercer parcial ya visiblemente nervioso.

La definición. El croata arrancó fuerzas de algún lugar y salvó una bola de partido en favor de Davydenko para ganar el tercer set, pero fue obligado a tirar la toalla en el cuarto, superado por el mejor juego del ruso.

El segundo partido. Ljubicic (jugador número 15 del mundo) tenía la responsabilidad de empatar la serie ante su propio público, aunque por delante tenía a Yuzhny, quien ocupa el casillero 26 en el escalafón de la ATP.

El partido fue otra agotadora y encarnizada batalla de tres horas, pero Ljubicic salió vencedor con un 3-6, 6-3, 6-4, 4-6 y 6-4. El partido fue marcado por los fulminantes servicios de ambos jugadores, aunque Ljubicic clavó la marca de 230 kilómetros por hora.

Para el croata, mantener a su país en carrera en el torneo era una cuestión de honra. El tenista recordó que Croacia tiene poco más de una década de país independiente y que juega su primera semifinal en la tradicional Copa Davis.

"Pienso que el partido fue excelente. Yo ya sabía que sería muy difícil. Después de perder el primer set me puse nervioso, pero luego conseguí calmarme y con eso recuperé el control del partido", dijo el tenista croata.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.