Cuidado: el dueño de la pelota sigue siendo el mismo