De Felippe empezó el año con un mensaje crítico

El DT apuntó a la difícil realidad económica del club: “Tener al plantel al día sería el mejor refuerzo”; dudas por Velázquez
Juan Landaburu
(0)
4 de enero de 2014  

Independiente viene de transitar el peor año de su historia y 2014, a pesar de encontrar al equipo en puestos de ascenso a primera división, estuvo lejos de comenzar con la tranquilidad esperada.

Luego de una práctica liviana en Villa Dominico de la que participaron 39 jugadores, el director técnico, Omar De Felippe, habló de las incorporaciones y, fiel a su fuerte personalidad, dejó un mensaje de defensa al plantel y que dejó ver cierto disgusto: "Todos sabemos los problemas que hay en el fútbol argentino, no sólo en Independiente. Es probable que no venga nadie. Si con esa plata podemos pagarles a los que están... Tener al plantel al día sería el mejor refuerzo", lanzó en conferencia de prensa.

Al plantel profesional de Independiente se le deben los salarios de noviembre y diciembre. Sobre esta deuda y los premios de la temporada, el capitán Daniel Montenegro, el presidente Javier Cantero y dos dirigentes de menor rango se sentaron a negociar antes de comenzar el entrenamiento. El presidente, justo antes de que ingresara la prensa, abandonó el predio.

Dos semanas atrás, luego de aprobarse un polémico balance del ejercicio 2012/13, que arrojó un pasivo de más de $ 392 millones, Javier Cantero admitió la compleja situación que vive la institución de Avellaneda y destacó que necesita "buscar plata por donde se pueda" para empezar a saldar las deudas impagas. Entre ellas, la del ex técnico Cristian Díaz y la del ex jugador Matías Defederico, quienes ayer le iniciaron juicio al club por incumplimiento en los acuerdos de pago. Díaz reclama 800 mil pesos.

Otra de las incomodidades de ayer fue la ausencia de Julián Velázquez en el entrenamiento. El defensor, que finaliza con su contrato en junio y tiene posibilidades de dejar la institución, se ausentó de la práctica por problemas personales, según contaron en el club.

"Velázquez tuvo un inconveniente por el cual no pudo llegar y seguramente mañana estará acá", indicó De Felippe. El entrenador agregó que el defensor es un jugador necesario para plantel y que desde el cuerpo técnico tienen confianza en que realizará la pretemporada en Mar del Plata desde el próximo domingo.

Daniel Luzzi, representante del jugador, dijo a radio La Red que Velázquez quiere irse para continuar su carrera en el exterior. El empresario explicó que están "trabajando para venderlo ahora" y que jugaría en el club hasta junio próximo.

Otros que dejarían Avellaneda serían el lateral uruguayo Christian Nuñez y el volante central Franco Razzotti. El defensor sólo jugó cuatro partidos en lo que va del torneo y fue tentado para jugar la Copa Libertadores con Independiente del Valle, de Ecuador.

Por su parte, Razzotti, quien los primeros días de diciembre intimó en Futbolistas Agremiados al club por el atraso en el pago de los salarios, no sería tenido en cuenta por el director técnico y se quedaría afuera de la pretemporada. El volante, que tiene seis meses más de contrato, dijo no "saber nada" sobre su futuro y admitió que su deseo es quedarse en el club.

De irse cualquiera de estos dos jugadores, De Felippe no buscará refuerzos y acudirá a los juveniles del selectivo de Gabriel Milito. En el caso que Julián Velázquez sea quien deje la institución, los dirigentes irán en busca de un defensor central. Lucas Landa, de Colón, está en la consideración del técnico.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.