De Guardiola y Mourinho, una lección para Maradona