De Pasculli a Di María: cómo le fue a la Argentina en los octavos de final

Di María, autor del agónico gol argentino ante Suiza en Brasil 2014
Di María, autor del agónico gol argentino ante Suiza en Brasil 2014
Pablo Lisotto
(0)
27 de junio de 2018  • 08:11

La etapa de octavos de final no existió siempre en los mundiales. De hecho, recién aparecieron en México 86.

Desde entonces, la Argentina disputó siempre ese encuentro, con la excepción de 2002, cuando quedó eliminada en la etapa de grupos del torneo disputado en Japón y Corea Del Sur. Hasta aquí, fueron siete partidos de la Argentina en octavos de final, con seis victorias (una por penales y otra en tiempo suplementario) y una derrota. Con 12 goles a favor y 7 en contra. Ante Francia, el sábado a las 11 en Kazan, ser dará un nuevo capítulo.

Resumen del partido Argentina - Nigeria en el Mundial de Rusia 2018

03:44
Video

En el camino a la consagración en suelo azteca, la Argentina derrotó 1 a 0 a Uruguay, con gol de Pedro Pasculli.

Cuatro años después, en Italia 90 y después de una clasificación angustiante y muy similar a la actual, el rival fue Brasil. El equipo verdeamarelo dominó las acciones y en tres ocasiones los palos del arco defendido por Sergio Goycochea le negaron el triunfo. Y entonces, a 10 minutos del final, Diego Maradona frotó la lámpara en la mitad de la cancha, gambeteó a cuanto brasileño se cruzó en su camino, y en el momento exacto habilitó a Claudio Caniggia, que eludió a Taffarel y clavó el 1 a 0.

En Estados Unidos 94, el doping y la exclusión de Maradona fueron un golpe durísimo para el equipo comandado por Alfio Basile. Rumania aprovechó ese bajón psicológico y ganó 3 a 2 (anotaron Batistuta, de penal, y Balbo). Esa fue la única vez que la Argentina no pasó la barrera de los octavos de final.

Francia 98 revivió el clásico frente a Inglaterra. Luego del emotivo 2 a 2 en los 120 minutos (goles de Batistuta y Zanetti), la Argentina logró el pasaje a cuartos de final en la definición por penales. Una definición trepidante, en donde las manos del arquero Roa fueron fundamentales.

En Alemania 2006 y en Sudáfrica 2010 el rival fue el mismo: México. En suelo germano hubo victoria 2 a 1 en el tiempo suplementario, con aquel zapatazo de Maxi Rodríguez por encima del arquero, y en el continente africano fue 3 a 1, con más holgura, aunque con polémica por el gol de Tevez.

Por último, hace cuatro años, en Brasil, el camino a la final se abrió con un ajustadísimo 1 a 0 sobre Suiza, con gol de Di María, que llegó en tiempo suplementario.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.