Golf. De un certamen casi perdido a un festejo glorioso