Independiente. Denis espera el clásico afilado