Desafíos 2019. En Japón, los Pumas serán actores importantes del mayor acontecimiento del año

Los Pumas en su último enfrentamiento vs All Blacks
Los Pumas en su último enfrentamiento vs All Blacks Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
1 de enero de 2019  • 22:34

Que el Mundial de rugby sea la tercera competencia deportiva del mundo, luego del de fútbol y de los Juegos Olímpicos, hace de Japón 2019 el principal acontecimiento del año. La afirmación se potencia para la Argentina si se considera el papel que jugará el seleccionado. Si bien la coyuntura muestra a unos Pumas alicaídos, es imposible obviar su prolífico currículum reciente en el certamen y la proyección ascendente que augura el equipo de la mano de Mario Ledesma.

La copa Webb Ellis llegará por primera vez a Asia, en pos de acentuar la expansión del rugby en el globo. Todo un desafío para World Rugby, el ente rector. Será difícil superar la pasión que despertó Inglaterra 2015, pero en términos económicos ya se pronostica el mejor mundial de la historia. El creciente apego de los japoneses por este deporte y su afición por los grandes eventos en general auguran, además, un éxito de asistencia: hay 2,5 millones de entradas pedidas, y 70% de la demanda proviene del exterior.

En definitiva, se espera que haya unos 400.000 turistas. El impacto económico total se estima en 4100 millones de dólares, con una ganancia neta de 2000 millones para el país organizador y la creación de 25.000 puestos de trabajo. Además, el torneo será una prueba de fuego para el gran suceso del año que viene: los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Aunque no se llega a tiempo para utilizar el flamante Estadio Olímpico, fueron invertidos 360 millones de dólares en refacción y mantenimiento de las 12 sedes que a lo largo de la isla albergarán 48 partidos en 44 días. El inaugural, entre Japón y Rusia, será en el Tokyo Stadium, sede también de dos encuentros de la Argentina en el grupo C, y la final se desarrollará en el International Stadium Yokohama, el más grande (72.000 espectadores).

Romper la hegemonía

Será, también, el primer mundial de rugby fuera de los países centrales. En un deporte de raíces tan arraigadas, no resulta sencillo romper la hegemonía de las potencias. En términos deportivos, la Argentina es el único que lo ha conseguido, aun con una estructura precaria en comparación. Quedó dos veces entre los cuatro mejores en dos de los últimos tres mundiales, fue cuartofinalista en cuatro de los últimos cinco: los Pumas se agigantan cuando el calendario marca año mundialista. Cuarto en Inglaterra 2015 y tercero en Francia 2007, el seleccionado no estuvo entre los ocho mejores en los últimos 20 años solo en Australia 2003, cuando fue eliminado en el grupo por Irlanda, con una derrota por apenas un punto.

Estamos en un segundo lote de candidatos. Hay equipos que están mejor que nosotros, pero es un mundial: siempre puede haber resultados raros y sorpresas. Estamos haciendo un buen trabajo
Mario Ledesma

Es cierto que la transición post 2015 resultó traumática y que hoy los Pumas ocupan el 10º lugar del ranking, pero desde que Mario Ledesma asumió la conducción en julio parecen haber recuperado al menos su identidad. El entrenador todavía tiene mucho trabajo para el 21 de septiembre, el día del debut, frente a Francia. Antes, el plantel afrontará 16 partidos de Jaguares en el Súper Rugby que servirán para foguear jugadores y ampliar la base, y cinco test-matches para terminar de dar forma al equipo: un Rugby Championship acotado con encuentros en casa contra Nueva Zelanda (20/7 en Vélez) y Sudáfrica (10/8 en Salta) y como visitante ante Australia (27/7 en Brisbane), más un amistoso en Sudáfrica (17/8 en Pretoria) y otro por confirmar, ya en tierra nipona.

Queda la incertidumbre de con cuántos jugadores que actúan en Europa podrá contar Ledesma. En un nuevo cambio de reglas de juego, la UAR anunció que la restricción continuará aun para el Mundial, por lo que se podría convocar a alguno solamente en caso de necesidad extrema. Se da por segura la presencia de primeras líneas (Juan Figallo y Ramiro Herrera son candidatos) y de Nicolás Sánchez en la medida en que no surja otro apertura de nivel internacional en estos meses, pero con esa política hoy no hay lugar para estrellas consagradas, como Juan Imhoff, Facundo Isa, Benjamín Urdapilleta, Patricio Fernández y Santiago Cordero, cuyos puestos están bien cubiertos.

El grupo de la muerte

Caer bajo el 8º lugar en el ranking envió a los Pumas a la zona de la muerte, cualquiera hubiera sido el sorteo. Ahora, para acceder a los cuartos de final deberán superar a Francia o Inglaterra, y exigirse ante dos rivales a los que no deben subestimar, Tonga y Estados Unidos.

El estreno con los franceses aparece clave: el vencedor tendrá un pie en los cuartos. Francia no atraviesa un buen momento, pero también corre sangre mundialista por sus venas y dio una muestra de su potencial al imponerse claramente a los argentinos hace poco en Lille.

Si no, habrá otra chance, ante Inglaterra, pero el equipo de Eddie Jones es uno de los favoritos para levantar la copa, en una lista que lideran los bicampeones All Blacks. Pero Irlanda les pisa los talones: fue el mejor equipo de 2018 y quiere cortar una racha nefasta en mundiales: nunca pasó los cuartos. Sudáfrica, Australia y Gales conservan aspiraciones, pero un escalón debajo.

Más allá de la lucha por el título, despierta interés lo que hagan los emergentes: Japón, local y que está acostumbrándose a dar batacazos; Georgia, el de mayor evolución; Estados Unidos, el conjunto del país donde el rugby más crece en interés, y los isleños (Fiji, Samoa, Tonga), que siempre dan alguna sorpresa.

No habrá evento deportivo más relevante que este en el año. Y la Argentina será gran protagonista.

Otro certamen como para seguirlo de madrugada

El seleccionado argentino se estrenará en Japón 2019 a las 4.15 de Buenos Aires, contra Francia en Tokio; el 28, a la 1.45, se medirá con Tonga en Osaka; el 5 de octubre a las 5 chocará con Inglaterra en Tokio, y el 9 a la 1.45, con Estados Unidos en Saitama. Los cuartos de final tendrán lugar el 19 y el 20; las semifinales, el 26 y 27, y la final, el 2 de noviembre, en Yokohama.

Otro mundial, y en casa

Del 4 al 22 de junio, la Argentina será anfitriona del Mundial Juvenil. Para tal fin, la municipalidad de Rosario, sede junto a Santa Fe (como en 2010), construyó una cancha de césped sintético en el Parque Independencia. El local participará en el grupo A, en el que se enfrentará con Gales (4/6 en Rosario), Fiji (8/6 en Santa Fe) y Francia, el campeón defensor (12/6 en Rosario). Los ganadores de cada zona y el mejor segundo pasarán a las semifinales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.