Descartados Sampaoli y Bielsa, cobra fuerza el plan inicial de Bauza