Desencuentros

En los 80, una época de gloria del tenis argentino, también tuvo su crisis más dura; choques entre Vilas, Clerc y la AAT
(0)
20 de mayo de 2003  

Las convocatorias para la Copa Davis siempre generaron controversias. Claro que la notoriedad de las divergencias siempre se relacionaron con la categoría de los tenistas en cuestión. Tal vez por eso, ahora, con el ingreso de Guillermo Coria entre los top ten y en un momento exitoso para el tenis argentino, las diferencias que parecían estar escondidas salieron a la luz.

En un repaso, los mayores choques internos en los equipos de la Davis ocurrieron con los dos mejores tenistas argentinos de la historia: Guillermo Vilas y José Luis Clerc, distanciados a partir de la Davis de 1980, en un evidente choque de celos.

En esa época, por ejemplo, los enojos por las designaciones eran a la inversa, ya que los galardones de Vilas le permitieron varias veces influir en la elección del capitán, lo que provocaba el enojo de Clerc.

En julio de 1981, tras una serie ante Rumania en la que jugaron el dobles sin hablarse y solicitaron conferencias de prensa por separado, Clerc y Vilas pensaban así: "Cuando dejemos de jugar al tenis, podría ser amigo de Vilas. Mientras tanto, es un conocido más", afirmó Clerc. "Nunca volveremos a tener la amistad de otros años. El se equivoca, habla mucho y no sé lo que quiere", dijo Vilas.

Los terceros en la disputa también se involucraron: "Le pedí a Roberto Graetz (capitán del equipo en ese match) que me deje jugar el dobles, porque una pareja necesita hablarse y Vilas y Clerc ni se miran", reclamaba Ricardo Cano, en Timisoara, Rumania.

Los desencuentros tomaron varias direcciones y los enemigos también fueron aliados según la conveniencia. En mayo de 1980, tras adjudicarse la Copa de las Naciones, Vilas y Clerc firmaron un comunicado en el que daban a conocer sus diferencias económicas con la Asociación, por lo que no participarían en la Davis. Luego depusieron sus actitudes y jugaron ante Checoslovaquia (2-3); poco después, la AAT publicó una solicitada reprochando a Vilas por varias declaraciones (diferencias económicas) y lo sancionó; así le impidió su participación en torneos por equipos. En febrero de 1981, la sanción quedó en el olvido.

También ese año, Clerc se negó a desempeñarse en la Copa de las Naciones: "Tengo problemas personales con Vilas", adujo en ese momento. Esos roces significaron la mayor de las controversias alrededor de la Davis. El tenis, deporte individualista como pocos, genera con facilidad los choques entre diferentes personalidades; eso sí: el paso del tiempo, casi siempre, cura las heridas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.