La despedida de Mora: emoción, llanto y gambetas en la fiesta del Monumental

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
13 de julio de 2019  • 22:14

"Quisiera no decir adiós, pero debo marcharme. No llores, por favor no llores, porque vas a matarme. No pienses que voy a dejarte, no es mi despedida. Una pausa en nuestra vida. Un silencio entre tú y yo.". De la mano de su hijo Máximo, con los ojos brillosos al borde de las lágrimas y al ritmo de "La Despedida" de Gilda, Rodrigo Mora volvió a entrar al Monumental para despedirse ante más de 50 mil personas que se convocaron para participar de un emotivo homenaje.

La platea San Martín fue la primera que lo vio entrar al uruguayo, que levantó la mano para saludar y empezarle a decir adiós a un lugar en el que forjó una estirpe guerrera y ganadora desde que el 9 de septiembre de 2012, semanas después de llegar al club, debutó en Núñez con un golazo en un 3-3 ante Newell's.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Esa noche fue el presagio de lo que sería un exitoso ciclo de seis años, 184 partidos, 41 goles y 9 títulos, entre ellos dos Copas Libertadores, que terminó de manera abrupta a los 31 años cuando su cuerpo le dijo basta: se operó en junio de 2017 por la necrosis aséptica en la cabeza del fémur y volvió en enero de 2018 contra todos los pronósticos, pero a inicios de 2019 anunció su retiro por los constantes dolores en la cadera derecha.

El partido fue una película en vivo de la historia riverplatense. El público se deleitó con las paredes, gambetas y pinceladas del Beto Alonso, Enzo Francescoli, Marcelo Gallardo y el Burrito Ortega, quizás cuatro de las mayores grandes glorias del club, que jugaron en el equipo blanco de Mora, también integrado por Chiarini, Urribarri, Ponzio, Ledesma, Rojas, Pisculichi y Cavenaghi.

Enfrente, de rojo, jugaron los campeones de 2018: Lux; Montiel, Martínez Quarta, Pinola, Casco; Palacios, Nacho Fernández, Enzo Pérez, De La Cruz; Álvarez, Borré y Brian Buley (amigo de Mora y actor de "El Marginal"), con Biscay y Buján en la dirección técnica. Por diferentes cuestiones laborales y logísticas, muchas de las figuras invitadas como Barovero, Driussi, Alario, Teo Gutiérrez, Funes Mori, Maidana, Mercado, Sánchez, Vangioni, Kranevitter y Pity Martínez, entre otros, no pudieron estar.

Las puertas se abrieron a las 16.30, pero el Monumental comenzó a llenarse sobre la hora: antes de las 20 ingresaron los protagonistas, envueltos en aplausos y ovaciones, y pasadas las 20.25 se inició el juego.

Antes, hubo de todo para ponerle color y calor a una noche que dejó de ser fría en Núñez: remeras a la tribuna al estilo NBA, luces, música, diferentes "mascotas" (uno con una máscara de Mora, otro con la máscara de Oso y otro vestido de Napoleón), Guillermo López como animador principal y Atilio Costa Febre como relator para el estadio.

El grupo "River Rock Metal", que versiona las canciones de cancha, musicalizó la espera y le dio los primeros tintes emotivos a la noche: invitaron a Sofía Torres Vidal, una joven que compuso una canción para el uruguayo a principios de enero, cuando se retiró. "Rodrigo Mora es de River Plate, porque Rodrigo Mora es de River Plate. No te fuiste uruguayo, aunque te vamos a extrañar, en nuestros corazones siempre vas a estar", retumbó el Monumental, que luego celebró cada gol de Mora como si se estuviera jugando una final.

"Olé, olé, olé, olé. Mora, Mora", explotaron las cuatro tribunas que disfrutaron cómo el charrúa infló la red con todo su repertorio: la metió de volea, de tiro libre, de penal, de derecha. y hasta asistió a Máximo, su hijo de 7 años, que metió el gol y se fundió en un emotivo abrazo con su papá.

"Estoy muy feliz. Gracias por tanto afecto. Lo que les quiero decir a todos los que sueñan con jugar al fútbol y a los que tenemos la suerte de hacer lo que amamos: háganlo con amor y disfruten porque nunca saben cuándo se les va acabar. De toda mi carrera, River, que son todos ustedes, los que están acá y en su casa acompañándome desde lejos, he sido muy feliz todos estos años. Recibí mucho cariño y afecto, y di hasta lo que no tenía", dijo un Mora que enamoró a los hinchas de River desde su primer contacto con la pelota en Núñez. Y dejó una gran huella en un club que nunca lo olvidará.

Otras frases del uruguayo

  • "En toda mi carrera en River, que son todos ustedes, los que están en el estadio y en su casa acompañándome desde lejos, he sido muy feliz desde 2012 hasta 2019 y dí hasta lo que no tenía. Gracias a todos".
  • "Se que es la última vez que vuelvo a pisar esta cancha como jugador. Cuando me operé, con la fuerza, el cariño y el afecto de todos ustedes, de mi hijo, mi familia y mis amigos... pude jugar un año más. Y hoy tengo una lesión que no me permite jugar al fútbol de la manera de siempre. Yo he jugado, pero todos me dieron la fuerza para recuperarme, volver a jugar y quedar en la historia de River con el partido en el Bernabéu. Gracias"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.