Djokovic y Nadal empiezan a sufrir por los mismos fantasmas que Del Potro