Doblete clásico en la tarde de San Isidro