Domínguez, una espada de plata