La palabra de Mika Hakkinen. "Dos puntos no es mucho"