El agresor de Chilavert, detenido

Marcelo Luna admitió haber arrojado la bomba
Marcelo Luna admitió haber arrojado la bomba
(0)
22 de marzo de 2000  

La investigación por la agresión que José Luis Chilavert sufrió el 12 del actual tuvo ayer su punto culminante, cuando la policía detuvo al autor del hecho.

La misma noche en la que fue suspendido el partido Lanús-Vélez, un adolescente confesó ser el que arrojó la bomba de estruendo que aturdió al arquero. Por tratarse de un menor, la policía sólo le tomó sus datos y lo puso a disposición de un juez. Sin embargo, la investigación continuó y se detuvo a Marcelo Darío Luna, de 36 años, que admitió haber entrado la bomba, según informó el comisario Horacio Módola.

El parte policial indica además que se filmó a Luna cuando arrojó dos petardos en el partido Lanús v. Independiente, el 20 del mes último.

Módola comentó: "Entró en el estadio con el petardo entre las piernas. Tenía eu hijo de dos años en brazos y otro tomado de la mano. No entiendo cómo se puede ser tan inconsciente. Respecto del chico que se declaró culpable no sé cuáles eran sus intenciones. Tal vez buscaba hacerse célebre con esto".

La ley del deporte prevé de 15 a 30 días de arresto a quienes arrojen petardos a los campos de juego.

  • Gustavo Pavón, el joven herido el domingo último en el partido Chacarita-San Lorenzo fue sometido a estudios complementarios de su lesión y se encuentra bien anímicamente.
  • Pavón, de 24 años, fue operado en Instituto Lagleyze tras haber recibido una herida en el ojo derecho, que, se presume, habría sido causada por una bala de goma disparada por la policía. "El paciente presenta un cuerpo extraño alojado en su órbita que no fue extraído", señaló la doctora Norma Cariola.

  • Esta semana, el juez Roberto Priú Mántaras tomará indagatorias por el cambio de carátula ("homicidio preterintencional") por el crimen de Juan Espinoza, el hincha de Colón que fue brutalmente golpeado el domingo 12 del actual, luego del clásico entre Colón y Unión.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.