Frente al tablero. El ajedrez mendocino