Punto de vista. El ajuste llegó al fútbol