OPINION. El alto precio de la vigencia