Críticas de Ruggeri. El árbitro, cuestionado