Alternó buenas y malas. El árbitro, en la mira