La Copa Libertadores. El atraso que costó un millón de dólares