Tiempo de festejo. El búnker del medallista