Entre Milan y Lazio se define el scudetto. El calcio paraliza a Italia