El cambio: River y Gallego quieren volver a empezar

El entrenador ahora optó por un perfil bajo;la idea es mantener la calma para reconstruir la relación con los jugadores y lograr triunfos
(0)
26 de octubre de 2000  

Mejorando, con descenso de la temperatura. Probabilidad de chaparrones si mañana no aparece una victoria ante Unión, en el estadio Monumental.

Después de varios días de tormentas, el tiempo en River está cambiando. Yel primero que sueña con un cielo despejado es Américo Gallego, justamente el que no había mostrado calma durante las últimas semanas, en las que se encadenó una serie negativa del equipo (cinco empates y una derrota), que lo alejó a ocho puntos de Boca en el Apertura.

Anteanoche, minutos después del triunfo por 2 a 0 sobre Universidad de Chile, por la Copa Mercosur, el director técnico dejó sentado que quiere volver a fojas cero y recomponer la situación.

"Lo importante es que ganamos y cortamos la racha; ahora, contra Unión, arrancamos de nuevo", señaló antes de subirse al auto.

Aunque simple, la frase de Gallego es toda una declaración de principios, que pretende marcar el rumbo del equipo. Sus palabras deben interpretarse como:dejo de lado mi nerviosismo por los resultados adversos y hago todo lo posible para luchar con River hasta fin de año.

La idea del cambio de actitud no fue sólo de Gallego. Llegó acompañada por una recomendación del Consejo de Fútbol, integrado por David Pintado, Alfredo Davicce y Mario Israel, que le aconsejó al director técnico que encontrara calma en estos momentos difíciles, que erradicara los gestos histriónicos hacia los jugadores en los partidos y que mantuviera la armonía.

El partido con los chilenos fue una buena medida para comprobar que las recomendaciones ya surten efecto en la personalidad del entrenador. Porque Gallego dio muy pocas directivas, casi no se levantó del banco de suplentes y sólo se lamentó por algunas ocasiones de gol perdidas.

El flamante bajo perfil de Gallego tuvo su correlato en el entrenamiento de ayer por la tarde, en el club, con vistas al match de mañana con Unión. Pese a que los titulares protagonizaron un primer tiempo muy pobre e igualaron 0 a 0 frente al combinado de divisiones inferiores, el técnico cuidó las formas y apenas hizo indicaciones generales a las distintas líneas. Nada de gestos ampulosos, gritos o recriminaciones.

En la segunda etapa, que duró 25 minutos, se produjo la recuperación del equipo titular, que se impuso por 4 a 0, con goles de Trotta, de penal, Angel (2) y Saviola.

Tras el partido, Gallego supervisó los movimientos de algunos suplentes; poco después ingresó en el vestuario y, luego de ducharse, se retiró del club por la puerta de la intendencia, una salida inusual en él, ya que siempre lo hace por la puerta del vestuario o la conocida como "Maratón".

Quedó claro que el director técnico quiso evitar todo contacto con el periodismo, con el antecedente fresco de la discusión que mantuvo anteayer con un cronista.

Y al mismo tiempo envió un mensaje a partir de su decisión de que Pablo Aimar tuviera licencia hasta el próximo lunes:resultó una forma de contrarrestar el efecto que trajo la penitencia al cordobés -nunca reconocida por el DT- , que debió jugar un partido intrascendente como el de anteanoche por haberse hecho expulsar ante Argentinos.

La cuestión principal ahora es saber si el técnico mantendrá la tranquilidad dentro y fuera de la cancha en el caso de que aparezca mañana un traspié frente a Unión.

Por lo pronto, el presidente David Pintado se preocupó en aclarar que los cortocircuitos en River no existieron ni existen y sostuvo: "No hay ninguna crisis entre los jugadores y el cuerpo técnico, ni tampoco con los dirigentes".

En el transcurso de estos días novelescos en Núñez también hay un probable equipo para medirse con el conjunto santafecino: Bonano; Lombardi, Trotta, Yepes y Placente; Coudet o Gancedo, Ledesma, Alvarez o D´Alessandro y Ortega; Angel y Saviola.

Hay acuerdo con Quilmes

Ya existe un arreglo de palabra para que River extienda su vínculo con la empresa cervecera Quilmes, por más que tiene fecha de vencimiento sólo en febrero del año próximo. Luego de varias reuniones, que se prolongaron en los últimos meses, quedó estipulado que la entidad de Núñez recibirá 5.500.000 dólares por dos años más de contrato. Así, quedaron descartadas las otras posibilidades para ocupar el espacio en la camiseta.

Unión ya está confirmado

El director técnico de Unión, Nery Pumpido, definió el equipo que se medirá mañana con River, en el estadio Monumental: Castellano; Ariel Donnet, Ortiz, Valli y Cárdenas; Matías Donnet, Jayo, Mazzoni y Cristian Ríos; Silvera y Tilger.

El único cambio respecto del partido con Lanús (0-0) es el ingreso de Ariel Donnet, recuperado de una distensión en la rodilla derecha, en lugar de Magnín, que acumuló cinco amarillas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.