El chileno Larrain rió último y ganó el Derby de Tortugas

Lo escoltaron los argentinos Martín Moschini y Hugo Dircie, tras un reñido desempate
(0)
30 de octubre de 2000  

El Derby de Tortugas Country Club siempre da que hablar. Esta vez, la competencia, que se realiza desde hace 21 años, no fue la excepción a la regla.

Primero, porque seis de los 32 participantes finalizaron el recorrido inicial sobre 1,40m con sólo cuatro puntos en contra, lo que hizo necesario un desempate sobre la misma altura para definir quién se haría acreedor del flamante auto Volkswagen, la Copa La Nación y el trofeo Tortugas Country.

Segundo, porque en la vuelta decisiva parecía que el triunfo y las llaves del 0 kilometro le pertenecían a Martín Moschini, luego de su actuación impecable y veloz con Tamanaco Coscoja.

Quedaba únicamente un rival: el chileno Joaquín Larrain, con Main Leap. Cuando Larrain cruzó los discos de llegada, el reloj reflejó un testimonio innegable: el jinete visitante había mejorado el tiempo de Moschini por estrechas 30/100.

No hubo lugar a duda. Todos los honores y el triunfo le correspondieron a Larrain.

Los laureles pudieron haber sido para Hugo Dircie, pues marcó el mejor registro con 9 de Oro Principito, pero un derribo lo hizo descender al tercer puesto.

Martín Mallo no pudo lograr su cuarta victoria en el Derby de Tortugas, pero sí obtuvo un buen rendimiento de Welt Wonder, ejemplar que promete para compromisos mayores, como lo demostró al clasificarse cuarto.

En esta prueba Mallo volvió a montar, también, a Orchidee, yegua con que ha logrado muchísimos éxitos, pero que fue vendida hace 6 meses. Su actual jinete, Juan Carlos Giralda, se quebró el tobillo derecho durante un entrenamiento el miércoles último y le prestó la yegua a Mallo para el Derby. El reencuentro resultó feliz, ya que finalizaron octavos, con dos derribos en el recorrido inicial.

Otro jinete que se quedó con las ganas de ganar la prueba fue Luis Magnasco. Entró en el desempate con su garra habitual, pero la suerte le jugó una mala pasada cuando su ejemplar, LVNo Problem, resbaló al enfrentar la segunda valla y no la pudo saltar.

Con el nuevo reglamento, las negadas se penalizan con cuatro faltas, es decir, igual que los derribos.

A pesar del contratiempo, se lo notó conforme a Magnasco por la buena labor de su hijo Felipe, quien debutó en primera categoría en este Derby. Con LV Impresión, el joven jinete, que cumplirá 21 años el 9 del mes próximo, llegó hasta la valla 17 sin puntos en contra.

El público empezó a gritar con entusiasmo ante la posibilidad de que este último competidor lograra finalizar sin faltas. Pero no pudo ser, ya que -quizá por desconcentración como consecuencia de los gritos- Felipe tocó la zanja de agua y tiró el penúltimo obstáculo para totalizar 8 faltas. Un debut más que promisorio.

Otro joven jinete, Gregorio Werthein, de 16 años, cumplió una buena tarea con El Capricho Bora Bora. Un derribo en la última valla le quitó la oportunidad de desempatar.

Cabe destacar que este Derby tuvo el apoyo de Volkswagen, Telefónica, United Airlines, Gativideo, Páginas Doradas y Patio Bullrich, entre otros auspiciantes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.