Golf. El Chino sigue adelante