El Ciclón no sopló en San Martín

En un cotejo malo, San Lorenzo no pudo con Chacarita, apenas igualó 0 a 0 y ahora comparte la punta del certamen
(0)
20 de marzo de 2000  

Donde mandan los hombres de marca, no mandan los creadores. Y, encima, cuando eso se da, los partidos salen malos, sin elementos atractivos más que aisladas aproximaciones a un arco o al otro. La cuenta es sencilla: con este panorama, el 0 a 0 entre San Lorenzo y Chacarita no sorprendió a nadie, aunque los hinchas esperaron hasta el final un grito de gol. Y el equipo de Oscar Ruggeri, además, ahora no está solo en la cima de las posiciones del Clausura: la comparte con Boca y con River.

  • ¿Son de peso los argumentos de San Lorenzo? Por lo menos, pueden empezar a ponerse en duda, sobre todo cuando un rival como Chacarita lo pone en el aprieto de tener que inventar soluciones ante un cerrojo defensivo que en toda la tarde le resultó inexpugnable al equipo del Bajo Flores.
  • Esta acertada disposición defensiva de los locales no le permitió al conjunto azulgrana explotar su mejor arma: el contraataque.

    Quedó claro que, si San Lorenzo pretende quedarse con el título, tendrá que ampliar su abanico de virtudes, porque no todos los equipos saldrán a buscar el partido abiertamente.

  • ¿Quiénes fallaron? En cuanto a lo estructural, se falló en la parte creativa. Si se habla de nombres, Guillermo Franco no tuvo una buena tarde y eso dio como resultado el aislamiento de los tres delanteros, Raúl Estévez, Ariel López y Bernardo Romeo. Si bien Estévez trató de colaborar en el medio en el segundo tiempo, no fue suficiente.
  • ¿Cuáles fueron los méritos de Chacarita? Se sintió fuerte en su regreso al estadio de San Martín como local. Sus virtudes radicaron en el ordenamiento de la mitad de cancha hacia atrás y en no resignarse en el ataque. Cuando pudo, aprovechó las oportunidades -tan escasas como las de San Lorenzo- que se le presentaron a partir de la recuperación de la pelota que mostraron Jorge Cordon y Edgardo Boujón.
  • En cuanto al déficit, lo mismo que su rival. Rubén Capria no fue nunca el dueño de su equipo, por lo que Ariel Carreño, el delantero más activo del partido, apenas si se las pudo arreglar con los tres defensores del Ciclón.

  • ¿Qué fue lo más peligroso del partido? Hubo que esperar hasta los 40 minutos del segundo tiempo para que Leandro Romagnoli apareciera con un toque de su calidad para estrellar un tiro libre en el travesaño.
  • En síntesis, fue una tarde con poco fútbol. Sin la alegría del gol, que verdaderamente no mereció ninguno de los dos. Y que habrá dejado a Ruggeri pensando en cómo hacer de San Lorenzo un equipo más completo.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?